Diseñados para ganar, por Gonso Moreno

71232
Junio 13 2017, 16:56
FOTO
Nuestro periodista analiza el camino de los Golden State Warriors para quedarse con el anillo que los acredita como campeón de la NBA en 2017.
NBA
Foto: EFE

Por: Gonso Moreno

No debe existir algo más halagador que recibir el premio al final de un año que salió como se planeó. Esa sensación la deben tener los dirigentes de los Warriors en este instante, la temporada resultó como se pensó. Pero lo mejor de todo es que el camino para llegar hasta el título estuvo lleno de marcas rotas y un baloncesto que, a veces, rayó en la perfección, hechos que convierten la historia de los Warriors 2017 en una proeza casi igualable.

¿Qué soy exagerado? Golden State terminó la campaña con 31 victorias en los últimos 33 partidos de la temporada. Con ese dato uno entiende la magnitud del poderío del quinteto de Oakland. ¡Ah! pero si esa cifra no basta pues les recuerdo otra que puede seguir matizando lo sucedido: 16 triunfos y solo 1 derrota en la postemporada, nueva marca que deja atrás el 15-1 de Los Angeles Lakers en 2001.

Pero no solo fueron los números el dominio de Golden State fue apoteósico, el gran equilibrio en todas las zonas los llevó a victorias por gran margen, una marca más, desde 1971 un equipo no dejaba un diferencial tan grande en las rondas por el título, estos Warriors lo encumbraron a 13,5 puntos en promedio.

Van tres años históricos para Golden State, una dinastía en la NBA que nos hace recordar la era de los Bulls de Jordan y compañía. Chicago consiguió 248 victorias entre 1995 y 1998 sumando temporada regular y playoffs, mientras que los Warriors suman 254 triunfos en tres temporadas, lo único que separa estos dos grandes quintetos es la cantidad de anillos en ese periodo, los Bulls cosecharon 3 en 3 años, los Warriors solo 2 en el mismo tiempo.

Para los supersticiosos también hay espacio, se confirmó que el 12 de junio es una fecha aciaga para LeBron. Cinco partidos de postemporada ha jugado James en esa fecha y los 5 los ha perdido, debe ser otra marca rota en la NBA.

El caso asombroso de Kevin Durant llegó para conseguir su primer anillo, una pieza gigante en un rompecabezas en el que parecía no encajar, pero la apuesta resultó. Durant promedió 35 puntos en las finales y se convirtió en el sexto en anotar 30 o más unidades en cada uno de los partidos de la gran final. Cada noche, fue el máximo encestador de los Warriors en esta serie por el título.

Durant no necesitó triples-dobles y sólo obtuvo un doble-doble en el juego 2 pero su peso en el juego del quinteto de Oakland fue innegable, además desgastó a LeBron a tal punto que lo anuló varias veces. Durant completó un equipo que ahora sí parece perfecto, cerró el círculo, desniveló la balanza y apagó a los Cavaliers. 'KD' es el tercero en conseguir un MVP en su primer año con el equipo, al nivel de 'Magic' Johnson y Moses Malone.

¿Habrá visita a Donald Trump?

El siguiente paso del campeón de la NBA será celebrar en las calles de Oakland y después visitar la Casa Blanca, o por lo menos eso dice el protocolo de los campeones en Estado Unidos. La pregunta es ¿quiénes visitarán a Mr. Trump? Varios jugadores, entrenadores y dirigentes dejaron claro que no comulgan con las políticas del mandatario, entre ellos: Shawn Livingston quien dijo hace meses que en caso de ser campeones no iría. Steve Kerr señaló que las políticas de Trump no son propias de un estadounidense y Stephen Curry fue tan explícito como para comparar al presidente con un burro.

Crece el rumor de que la decisión de los jugadores de los Warriors, de manera unánime, es no visitar la Casa Blanca, aunque entre la dirigencia se espera recibir la invitación, algo que aún no ha ocurrido, y hasta ese momento tomar la decisión.

DeportesRCN.com

Relacionados