.

Final de la NBA: ¡Menú completo!, por Gonso Moreno

Articulo instantaneos Facebook

71111
Junio 10 2017, 13:46
Nuestro periodista analiza el cuarto juego de la final de la NBA entre los Warriors y los Cavaliers.
FOTO
Opinión
Foto: EFE

¡Esto era lo que se pedía en la columna previa a la gran final de la NBA! El cuarto juego fue todo lo que un aficionado podía desear: puntos al por mayor, roces, palabras, magia, marcas rotas, rivalidades individuales prometedoras, polémicas arbitrales, emoción, emoción, ¡EMOCIÓN!, esa es la esencia de la NBA.

Lea aquí la columna previo al inicio de la Final de la NBA de Gonso Moreno

Claro que no faltará el "analista" que se vanaglorie diciendo que no hubo rigurosidad defensiva, que los errores pulularon durante todo el juego, que los rebotes no se cuidaron como dicen los manuales, etc. Pero, para este servidor lo de ayer fue uno de esos partidos para nunca olvidar.

Llegar al medio tiempo con 154 puntos en conjunto, una locura. Jugar con la intensidad que lo hicieron los dos quintetos, asombroso. Rescatar lo que parecía una barrida fija, extraordinario.

Pasarle por encima al equipo que hasta el momento llevaba 15 victorias consecutivas en postemporada, ¡inolvidable! Aún se me eriza la piel al recordar cada momento del juego.

Dos imágenes se tatuaron en la piel histórica de las finales de la NBA, la cesta de LeBron James, con asistencia del tablero, y el cara a cara cargado de "Jarabe mandibular", como diría el gran Álvaro Martín, por casi un minuto entre Lebron y Durant. Por fin el tan esperado duelo entre protagonista y antagonista, villano y héroe, el bueno y el malo, algo que SIEMPRE debe estar escrito en el libreto de cualquier buena historia.

¿Y si los Cavs remontan? Por Dios, solo pensarlo emociona. Al olimpo del baloncesto entraría un nuevo duelo entre grandes, Durante - James. Dos apellidos que fijo estarán en el salón de la fama del basketball por separado pero que desde ahora pueden apartar un lugar en ese espacio reservado para rivalidades épicas. Pero todo el brillo de lo sucedido ayer no puede iluminarlos solo a ellos, ¿Dónde dejar lo que hizo Kyrie Irving? Hasta el mismo Kobe Bryant aceptó en sus redes sociales que el número 2 de Cleveland “tiene la mentalidad de la mamba”.

Es que desde cualquier óptica: lo del cuarto juego fue el menú completo. El que deseábamos los aficionados, el que extrañábamos, el que fue sazonado con todos los ingredientes y el que deja la serie viva, con ganas de otra probada el lunes.

Después tendremos tiempo para analizar en frío lo que puede pasar en el quinto juego, por el momento solo disfrutemos, volvamos a ver el juego, repitamos el menú que ese plato fue cocinado en el mismo horno de los dioses del baloncesto.

DeportesRCN.com

Relacionados